Conoce el proceso de la construcción de naves industriales

La construcción de naves industriales lleva, por lo general, un proceso que es bastante sencillo y se lleva a cabo de manera relativamente rápida.

Las naves industriales son un proceso que Abraham Cababie Daniel y Elías Cababie Daniel conocen muy bien, pues han desarrollado diferentes en su empresa, Gicsa. Aquí te damos a conocer un poco sobre el paso a paso.

¿Qué es una nave industrial?

Se trata de un espacio que está destinado para producir, almacenar y distribuir los materiales de construcción de una empresa, contemplando las dimensiones necesarias para que los camiones de carga puedan entrar y salir con la mayor comodidad del recinto.

¿Cuál es el proceso de construcción de naves industriales?

El proceso de construcción de una nave industrial dependerá del giro de la empresa para la cual será construida la nave, en primer lugar, porque cada actividad requerirá un tipo de legislación distinta y en segundo lugar porque, dependiendo de la cantidad y la longitud de los materiales que se necesiten para la empresa en cuestión, se tendrá que contemplar la dimensión de la nave.

Al empezar la construcción de la obra, se tiene que evaluar e investigar la naturaleza del suelo en donde se cimentará la nave, así como las características del espacio para poder llevar a cabo el desbroce solar, es decir, el acondicionamiento del terreno. Posteriormente y con el propósito de lograr una base sólida que soporte todo el peso de la estructura, se hace la apertura de riostras y zapatas en las cuales se colocan estructuras que pueden estar hechas a base de hormigón en masa o acero corrugado y hormigón.

Para levantar la estructura de la nave, se colocan estratégicamente las vigas de acero que fungirán como el “esqueleto” del recinto. Una vez que tenemos la estructura, se lleva a cabo el cerramiento de la estructura, por medio de paredes que dejen espacios para la iluminación, las ventanas y las entradas y salidas de la nave. Generalmente, suele usarse el hormigón para la construcción de las paredes.

Para finalizar, se lleva a cabo el armado de la cubierta, cuya dimensión estará condicionada según las necesidades de cada nave. La mayoría de los materiales que se utilizan para las cubiertas son prefabricados y por ello, el proceso de construcción de las naves industriales suele ser rápido y de bajo en precio. Además, no se requiere mucha mano de obra.

Como puedes ver, se trata de un proceso sencillo y que suele ahorrar costos.