El futuro de la oficinas corporativas con los proyectos mixtos

Los proyectos mixtos son la forma de construir del futuro y Elías Cababie Daniel, presidente ejecutivo de grupo Gicsa, lo sabe.

 Han cobrado una gran importancia, desde hace unos años, los desarrollos de uso mixto.  Se trata de un concepto que está creciendo exponencialmente, más que ser una tendencia,  y que no pasará de moda en mucho tiempo, debido a la cantidad de problemas que atiende desde la raíz.

Los proyectos mixtos son una construcción de edificios donde confluyen distintos giros de negocios. Pueden ser centros comerciales que alberguen hoteles, oficinas corporativas, residencias, consultorios médicos y más. Su fin es satisfacer la mayor cantidad de necesidades en el mismo espacio. Eso trae beneficios múltiples: la movilidad urbana, la revitalización de los espacios públicos y el ahorro de costos en todos los ámbitos. Estos son el futuro de las oficinas corporativas.

¿Por qué los proyectos mixtos son algo del futuro?

Imagínate que vas a comprar un edificio de oficinas. El metro cuadrado quizá ascienda a miles de miles de pesos y los gastos para mantener las oficinas suban y suban. El problema está en que le estarás dando utilidad a las instalaciones únicamente de lunes a viernes, en horas laborales. De manera que se estaría “desperdiciando” la utilidad del espacio los fines de semana. Los desarrollos de uso mixto son una excelente opción para darle uso a las instalaciones fuera de horarios de oficina, ya que si incluimos espacios de entretenimiento como locales comerciales, salas de cine o boliche, por mencionar solo algunos, se le estará dando uso a la construcción durante los fines de semana. Así se estará generando mayor rendimiento.

Se trata de generar un aumento en la calidad de vida de los usuarios. Los empleados y profesionistas, de hoy día, han ido cambiando poco a poco. Ya no se trata de conformarse en un escritorio de 9:00 a 6:00 sin ver la luz del sol. Ahora se busca encontrar experiencias, generar lazos con nuestros compañeros y relacionarnos con la naturaleza y el entorno que nos rodea. De manera que contar con una oficina dentro de un espacio mixto, en donde podamos salir a pasear a los jardines, ir al cine— al terminar el trabajo—, o comer con nuestros compañeros en un lugar agradable, se convierte en una experiencia que todos los empleados van a agradecer enormemente. Incluso mejorará la productividad laboral.