Datos curiosos acerca de la infancia de Vincent Van Gogh.

La mayoría de las personas conocen o han escuchado de Vincent gracias a su famosa historia de cortarse su propia oreja, pero está celebre anécdota tiene sus misterios, incluso su muerte a la edad de 37 años. Vincent nació el 30 de marzo 1853 recibió el mismo nombre que le habían puesto a un hermano que nació muerto exactamente un año antes. El 1 de mayo de 1857 nació su hermano Theo; con el cual tuvo una relación muy cerca y este le mantenía económicamente. Tuvieron cuatro hermanos más: Cornelius Vincent, Elisabetha Huberta, Anna Cornelia y Wilhelmina Jacoba. Dejó los estudios académicos de manera definitiva a los 15 años. Allí nació su afición por la pintura. El mismo Vincent van Gogh comentó alguna vez sobre su propia infancia: «Mi juventud fue triste, fría y estéril.» Desde muy joven mostró un carácter difícil y un temperamento fuerte. Después se enamoró de una chica, pero ella estaba comprometida y lo rechazó. Alrededor de 1876 aumentó su fanatismo religioso.  En la Navidad de este mismo año vuelve con su familia que reside ahora en Etten. La impresión que causó, flaco y demacrado, fue deplorable. En 1877 quiso hacerse teólogo, tuvo que desistir y también abandonar sus deseos de entrar en una escuela metodista. Fue rechazado por su dificultad para hablar en público, aunque realmente el motivo era su falta de subordinación. Fue enviado como misionero a la en condiciones extremadamente duras realizó durante 22 meses un trabajo evangelizador entre los mineros de la zona. Vuelve a enamorarse, esta vez de una de sus primas que acababa de enviudar, a la que propuso rápidamente matrimonio, la respuesta de Kee fue: «No, jamás, jamás». ​ Vincent insistió con los padres de ella, fue a su casa a intentar verla de nuevo, los familiares le llegaron a decir que su insistencia era «asquerosa».