¿Qué son los emprendimientos inmobiliarios?

Abraham Cababie Daniel y Elías Cababie Daniel son especialistas en el tema de emprendimientos inmobiliarios.

De un tiempo para acá, nos es más común cada vez escuchar el término de “emprendimiento inmobiliario” y si bien es cierto que el sueño de muchos es lograr la independencia laboral, aquí te damos algunas sencillas pautas para que tu meta de convertirte en un empresario de bienes raíces sea todo un éxito.

Supongamos por un momento que tienes el sueño de llevar a cabo un emprendimiento inmobiliario, es decir, de construir una obra de bienes raíces desde la idea, hasta verla convertida en una realidad tangible de manera satisfactoria. Para lograrlo, vas a necesitar tomar en cuenta más de una consideración.

Errores en el emprendimientos inmobiliarios

Nos vamos a enfocar en primer lugar en el error más común que se comete a la hora de planear un emprendimiento de este estilo: el querer abarcarlo todo.

Lo primordial aquí sería tener la honestidad y la valentía de saber reconocer tus limitaciones: no puedes al mismo tiempo administrar y llevar la planeación arquitectónica del proyecto, simplemente no se puede; ambas son tareas titánicas que requieren el mejor talento en su área para lograr que la obra fluya de la manera que deseas. De modo que debes enfocarte en lo que mejor sepas hacer, y resto delegarlo a profesionales de tu entera confianza.

Para evitar futuros problemas, deberás dejar muy clara la estructura de tu negocio: la construcción de una obra supone tareas y proveedores muy diversos: no escatimes en la contratación de un abogado y un contador, con los cuales es muy recomendable reunirte periódicamente para tener todas las cuestiones en control y sobre la mesa.

Temas importantes

Uno de los temas que tendrás que tener claro desde los primeros momentos y, sobre todo, actuar con transparencia a este respecto, es la cuestión monetaria: si la inversión saldrá de tu bolsillo o de algún familiar tuyo, de algún inversor, préstamo o fideicomiso.

Este último suele ser señalado como la mejor opción según algunos abogados, ya que protege tanto al desarrollador como al inversionista, aunque será necesario también tomar ciertas precauciones – como la redacción del contrato – pues existen ciertos errores comunes como, por ejemplo, copiar el documento de algún otro proyecto.

Puede suceder que el contrato que se está copiando contenga cláusulas incorrectas o que no apliquen al proyecto actual, o inclusive que no se especifiquen temas importantes que puedan resultar en conflicto en un futuro.

Lo más importante es que seas transparente con tus herramientas, tus limitaciones y que sepas comunicar de manera clara y efectiva la idea de lo que tienes en mente para tu proyecto inmobiliario.