René Escobar, ejemplo de compromiso integral

Si hay algo que podamos decir de René Escobar, es que se trata de un hombre integral, con dedicación en cada área de su vida.

Y no son pocas las cosas que esto abarca, pues el joven emprendedor no sólo mantiene a su empresa de asuntos fiscales entre las más reconocidas del país, sino que también ha sobresalido en los deportes de alto rendimiento, principalmente en triatlones, así como en labores de beneficencia, sin dejar de mencionar la hermosa familia que ha formado, y que lo apoya y espera en casa todos los días.

Cultivar todas estas actividades sin descuidar ninguna de ellas, no es tarea fácil, pero para alguien con el nivel de determinación y autoexigencia como René, esto sólo representa lo que cada ser humano debe hacer mientras está en este mundo: dar todo de sí.

Desde luego, esto no significa que la vida sea fácil, de hecho, es todo lo contrario. Mientras más lejos quiera llegar una persona, más retos tendrá que superar, y más gente intentará entorpecer su camino. Pero son precisamente estos retos los que forjan carácter, personalidad y fortaleza para superar cada etapa.

El compromiso de René Escobar

Por su parte, a lo largo de su carrera, René ha visto que estos impedimentos sólo lo han hecho más fuerte y reacio a alcanzar sus metas, que son renovadas continuamente conforme las alcanza. Para él, el secreto ha sido vivir de manera ética en cada aspecto de su cotidianidad, por un lado, y por otro complementar cada aspecto de su desarrollo humano con otro.

De este modo, los deportes le han ayudado a desarrollar habilidades de competencia y disciplina que le han ayudado en los negocios, y los valores aprendidos en casa y en la escuela le han dado la humildad y empatía social para sus labores de beneficencia.

“El éxito en los deportes no es diferente al éxito en la vida, en general. Si eres capaz de concentrarte en algo al 100%, el provecho obtenido se refleja en todas tus circunstancias, todos tus momentos”, comenta René al respecto. Y esa capacidad de concentración también es útil para sobreponerse a los tiempos oscuros que a cualquiera le llegan, en cualquier momento de la vida.

Finalmente, algo que mantiene vivo al corazón de un emprendedor, es siempre tener en la mira nuevos objetivos, desde luego, cada vez un poco más difíciles de alcanzar, pero que sean muy claros. Este tipo de retos nos impulsan naturalmente a ser mejores. Es más, se vale soñar y tener metas a largo plazo que parezcan inverosímiles, porque en el momento que se conquisten, entonces nada será capaz de detenernos.