Las mejores agencias de viajes te llevan a Moundsville

Hay personas que buscan agencias de viajes para irse a algún sitio bastante normal, pero yo suelo consultar un sitio donde no sólo me dan tips, sino que puedo encontrar alternativas de viajes de todo tipo. Así pues, cuando comencé a pensar en ir a Moundsville, no dejé de consultar mi agencia de viajes, http://revista.pricetravel.com.mx/agencias-de-viajes/, para que me recomendara los mejores sitios del lugar. Y resulta, que ahora iré a la penitenciaría de Virginia Occidental. Es un sitio que está embrujado, según dicen, pues muchas personas murieron ahí. Se construyó en 1876 para 480 prisioneros, pero en 1930, la cifra ya era superior a las 2400 personas en el interior. Se hicieron expansiones, pero aun así eran tantos prisioneros que la mandaron a cerrar, aunque eso fue en 1986, más de un siglo después.

Cuando ya terminaba el siglo XIX, Moundsville ya se había erigido como un sitio excelente para ejecuciones, a pesar de que, por mucho tiempo, no contaron con la estructura necesaria. Sin embargo, según las cifras oficiales 85 personas habían sido colgadas y 9 electrocutadas, aunque las cifras extraoficiales son diferentes. Aparte, esas cifras no hablan de asesinatos, suicidios, y muertes durante los castigos, por lo que no se sabe realmente el número de verdad. Incluso, hubo un encargado de la prisión que renunció a su cargo, y que accedió a hablar con The Enquirer, diciendo que en esa cárcel se utilizaba la tortura y la violencia como métodos comunes de castigo. Así pues, te hablaré de algunos.

Uno de los más famosos era el Kiching Jenny, que fue inventado y elaborado específicamente para la prisión. Se trataba de un cuarto de círculo, que tenía la parte superior casi un metro encima de una plataforma en donde era recargado. Los prisioneros se desnudaban y arrodillaban sobre la plataforma. Por un lado, los pies se les sujetaban al suelo con cuerdas, y por otro, las manos se estiraban hasta llegar al punto más alto, y se sujetaban con cuerdas que tenían rocas pequeñas, que con la tensión que producían, podían llegar a partir el cuerpo humano en dos partes, si el prisionero tiraba de más. Sin embargo, la parte difícil era cuando comenzaba el azote, con látigos increíblemente largos y pesados. Y como no se podían mover, era mucho peor. El hombre era azotado hasta que estaba casi moribundo, o bien, hasta que el azotador se cansaba y decía que había sido suficiente. Sin embargo, muchas veces se pasaban de largo y terminaban causando la muerte del prisionero.

Por ello, no es de extrañarse que circulen tantas leyendas de fantasmas y apariciones. Las condiciones de vida eran las peores posibles, así como los disturbios que se causaban dentro de la prisión. Este lugar es famoso para quienes muestran interés en el turismo paranormal, pues se dice que en todas partes se pueden encontrar fantasmas residuales. Hay puntos que son más fáciles para quienes buscan espectros que otros, por ejemplo, las regaderas, los baños, la capilla, las celdas de castigo, o un lugar que se conoce como el Sugar Shack, un sitio en donde se colgaba a los presos antes de ser llevados a la silla eléctrica para su final muerte.

Yo no estoy muy seguro de que me vaya a gustar la visita. Después de todo, tampoco soy una persona morbosa para andar recorriendo lugares en donde el dolor fue una constante tan clara para las personas. Lo que sí puedo decir es que hay todo tipo de relatos que hablan de la extraña vibra que se siente dentro del lugar y del miedo que puede llegar a invadirte si pasas mucho tiempo ahí. Así pues, te recomendaría que sólo fueras si estás muy seguro de lo que quieres ver. Yo, por mi parte, lo pensaré otra vez.