Cuatro ideas para que pongas restaurantes y bares

Uno de los negocios más rentables en la actualidad es establecer restaurantes y bares. Sin embargo, puede ser un poco complicado pensar en el tipo que nos conviene más a tener éxito. Tipos de restaurantes hay tantos como tipos de personas, ya que siempre se orientan a diferentes públicos. Sin embargo, hay cuatro tipos que han dado muestra de dar buenos resultados y no pasarse de moda, pues han durado durante varios siglos. Te recomiendo que los consideres para tu próximo negocio de comida.

  1. El origen de las tabernas y los pubs se puede encontrar en los primeros años de la Edad Media. Sí, tan antiguos son. Se caracterizan por tener una atmósfera muy amena pero relajada, así como comida sencilla. Nunca han salido de las tendencias de moda, por lo que son una inversión segura. A pesar de que el terminó comenzó a surgir porque las personas iban a comer sopa, no entiendo muy bien cómo, las tabernas no sólo eran lugares para ir a comer. Durante la antigüedad, y también en la actualidad, las personas las veían como un punto de encuentro y un excelente lugar para eventos sociales. Igualmente, a partir del renacimiento, se convirtieron en el lugar por excelencia en donde se podía conseguir comida ya hecha. Sin embargo, esta podía variar de lugar a lugar. Por ejemplo, en España, las bodegas que servían tapas eran muy famosas, mientras que en Inglaterra, la ternera y las salchichas encabezaban la lista de los alimentos que más se servían. Por otro lado, Alemania y Austria también servían embutidos, pero generalmente, las personas iban por las cervezas. Finalmente, Francia se destacaba por sus sopas. Los bares siguen sirviendo comida, pero siempre están en busca de cosas diferentes para diferenciarse del resto.
  2. Los restaurantes de lujo son herencia desconocida de la revolución francesa. Muchos chefs fueron despedidos por los de la aristocracia en decadencia, por lo que buscaron una nueva forma de vida y la encontraron en poner lugares elegantes en donde las personas podían ir a cenar, pagando una buena cantidad, que sólo podían pagar los ricos, por una comida rica. Hasta la fecha, este tipo de lugares sigue teniendo éxito en nuestro mundo, por lo que sería una buena opción para comenzar un negocio.
  3. Otra cosa que se suele ver mucho en nuestros días son los cafés. Estos lugares se caracterizan porque el cliente no recibe atención en la mesa, sino que tiene que ir a una caja registradora a pedir su orden, para luego esperarla y llevarla su mesa. Este tipo de locales ofrecen algunos bocados salados no muy complicados, bebidas calientes, algunas frías y algunos postres. Se diferencian de los bistrós porque en estos sí sirven una comida más completa, aunque sus precios son un poco más elevados. Igualmente, las panaderías cafés son otra especie de este tipo de restaurante que se van haciendo cada vez más notorios dentro del mundo restaurantero, y la gente los acepta muy ampliamente.
  4. Finalmente, están los camiones de comida. No se trata ya sólo de los carritos de hot dogs de toda la vida, al menos aquí en México, sino que son unos camiones de verdad, que hacen un poco referencia a los primeros restaurantes que existieron. La ventaja de este tipo de negocio es que pueden ir de un lado a otro, directamente a donde se encuentren sus clientes, en lugar de esperar que el cliente vaya hacia ellos. Otra ventaja es que no tienen que gastar tanto dinero en contratar personal y en pagar renta, pues no suelen entrar tantas personas en este tipo de local.